/PFC2012/ Mushroom. Sergio Solana Rey

Situado en uno de los barrios madrileños con la estructura urbanística mejor definida de la ciudad, el barrio de Salamanca, se ubica el edificio objeto del proyecto. Se trata de un edificio protegido, que fue sede de una fábrica de platería desde 1920 a 1995, y que sería adquirido posteriormente por la conocida cadena Vinçon para instalar su tienda de diseño en Madrid.

Apartado de las prisas, del ritmo estresante de la ciudad, encubierto de los rayos del sol por el follaje urbano nace Mushroom, un proyecto de interiorismo dedicado a la restauración y la micocultura.

Desde tiempos remotos los hongos han sido considerados como un tipo especial de alimento. Los griegos creían que proporcionaban fuerza, los faraones los consideraban un manjar, los romanos y los aztecas los consideraban como el alimento de los dioses y los chinos los apreciaban por sus características saludables. El cultivo de hongos comestibles ha significado fuente de alimento , desarrollo agrícola y formación de agroindustrias en muchos lugares del mundo. Está científicamente probado que el consumo de hongos comestibles otorga beneficios a la salud del ser humano.

Los hongos constituyen un grupo diverso de organismos unicelulares o pluricelulares que se alimentan mediante la absorción directa de nutrientes. A diferencia del resto de seres vivos tienen la característica de habitar en lugares húmedos, escondidos y con unas condiciones, lumínicas y de temperatura, muy estrictas.

Debido a la ubicación del edificio, rodeado por otros de mayor altura, la dirección de la luz hacia el mismo es muy clara, creando dos focos principales uno mediante la apertura de la cubierta y el otro por el callejón de entrada. Esta luz se materializa en un muro que penetra en el edificio creando distintos niveles lumínicos en el interior y diferentes espacios. Las zonas con mayores niveles de iluminación corresponden a espacios más públicos mientras que las zonas mas oscuras atañen espacios con mayor privacidad e intimidad.

El suelo de madera alude a la vegetación de la cual se aprovechan los hongos para absorber nutrientes. Así a modo de hongos el mobiliario crece de ese suelo del cual se aprovechan para tener un sustento. Del mismo modo intentan alejarse de ese muro de luz en busca de las condiciones ambientales idóneas que en este caso corresponde con la búsqueda de la privacidad y el confort.

Sergio Solana Rey

Imágenes de la maqueta: