Paraisos Nocturnos. Elena Folguera

A pesar de ser la tecnología del momento por su bajo gasto energético y su alta resistencia sorprende averiguar que no se trata de nada nuevo. La tecnología LED es conocida desde los años sesenta.
LED son las siglas inglesas de ‘Light Emitting Diode’, es decir, diodo emisor de luz. Un diodo es un pequeño dispositivo recubierto de plástico, con un material semiconductor dentro, que emite luz de un color predeterminado al aplicarle una corriente eléctrica. Su tonalidad depende del material del que esté fabricado.
Hasta hace poco los únicos colores conseguidos eran el rojo, que todos hemos podido ver en nuestros mandos de las televisiones antiguas, el azul y el verde.
Los diodos rojos y verdes eran muy fáciles y baratos de fabricar, pero los azules no. En 1993 el investigador Shuji Nakamura descubre un proceso más barato de fabricación con dos compuestos: nitruro de galio y nitruro de indio, que se utilizan en la actualidad.
Para conseguir luz blanca hay que mezclar en partes iguales rojo, verde y azul.
A partir de este momento el uso de los LED´S está aumentando considerablemente, no solo en mejoras tecnológicas como la fabricación de televisores con mayor calidad de imagen, sino en iluminaciones decorativas, señalización luminosa, escaparates o incluso iluminación doméstica.

Gracias a sus compactas dimensiones, su precisión en el control del haz, su baja temperatura, su larga vida útil y que no depende de una luminaria concreta  se están llevando a cabo diseños  futuristas y totalmente innovadores.

Un ejemplo de esto es el Jardín de flores LED de Bruce Munro en Longwood Garden, Pennsylvania, algo sorprendente aunque ciertamente atípico.
Se trata de una exhibición donde los LED´S cumplen el papel de flores creando un paisaje nocturno completamente diferente.
Consta  de seis instalaciones montadas al aire libre que armonizan con los jardines e invernaderos y que se incorporan a la estructura de los árboles, flores y arbustos que componen los Jardines de Longwood.

 

Actualmente podemos disfrutar de otro espectáculo, un tanto invernal, con luces LED.
Se trata del Jardín Botánico de la Isla de Nagashima en Kuwana, Japón, convertido por segundo año consecutivo en un parque temático de luz.
La exhibición recibe el nombre de Nabana no Sato y ya ha sido coronada como uno de los mejores espectáculos de luz de invierno de todo Japón.
Al desaparecer la luz natural el espectáculo florece con más de 6 millones de luces aplicadas.
El tema elegido para este año es la “naturaleza” e incluye un fabuloso amanecer inspirado en el Monte Fuji.
Uno de los espacios preferidos por los espectadores es  “Tunnel of Lights”, una especie de mar de luces que emula transformarte a otro mundo.
Esta exhibición tendrá lugar hasta Marzo de 2013.

Otra opción la encontramos en Madrid.
En la Plaza de Guardias de Corps, enfrente de Conde Duque, se han “plantado” tres árboles luminosos con motivo de la iluminación navideña de la ciudad.
Sin duda una gran sorpresa visual para el viandante.
Recomendada su visita.

 

Bibliografía:
http://www.munroatlongwood.com ©Bruce Munro
http://www.mymodernmet.com/profiles/blogs/nabana-no-sato-tunnel-japan ©MY MODERN MET
http://www.culturainquieta.com/es/ciencia/item/650-nabana-no-sato-mundo-de-luz.html ©Cultura Inquieta

Información recopilada por Elena Folguera Becerra.