Arquitectura para Perros. Alvaro Hernandez

La caseta de perro ha sido siempre un simbolo y un lugar incomodo para estar. Nos viene a la cabeza esa caseta en el jardín, construida de ladrillo, que al final acaba siendo un lugar de almacenamiento, que el animal se queda sin usar. Hasta en las conocidas viñetas gráficas de Charles M. Schulz, a su personaje canino, Snoopy, podemos verle como duerme encima de su caseta, nunca dentro de ella.

kenya-hara

Kenya Hara, director creativo de las tiendas MUJI, nos propone que esto cambie. Para ello, y desde su nueva empresa Architecture for Dogs, ha invitado a una serie de arquitectos reconocidos a que rediseñen el concepto de caseta para perros. “Los perros son básicamente forzados a habitar en la escala especificamente humana” dice Hara. “Esto puede estar fuera de nuestro control, pero creo que es beneficioso que los humanos seamos conscientes de esta realidad”. Hara propuso a 12 arquitectos la creación de estructuras que facilitaran la vida de las mascotas.

El rango de resultados es muy variable, desde lo estéticamente agradable hasta los que rozan el absurdo. El proyecto se presentó en la pasada feria del Diseño de Miami, en diciembre de 2012. Todos los proyectos están publicados en la página architecturefordogs, donde se pueden descargar los planos para hacerlo tu mismo en casa.

Os dejamos con una selección, y la explicación que de cada uno de ellos nos cuentan los creadores.

MVRDV – Beagle

Actualmente, una gran proporción de perros vive en interior, entrelazando sus vidas con los estilos de vida de sus familias. Nosotros, humanos, vivimos armoniosamente  junto con nuestros perros bajo el mismo techo. No existe la arquitectura para perros: los perros viven en la arquitectura para las personas, y de acuerdo a los gustos de su dueño. Retados a diseñar arquitectura para perros, decidimos darle al animal un espacio para si mismo. La tarea fue abordada literalmente y nos acercamos a ella de una manera muy tradicional, actualizando el diseño clásico de la caseta para perros. Incluso Snoopy, el Beagle más famoso del mundo, vivía en una caseta muy similar. Empezando con la forma arquetípica, la sencilla y simbólica forma de la Dog House, que también se refiere al prototípico refugio humano, necesita de muy poca transformación para empezar a transmitir un mensaje. A través de esta modesta metamorfosis, la casa se convierte en un objeto elegante y lúdico, creando a la vez un escondite y un juguete interactivo. Los Beagles son conocidos por ser perros inteligentes y de buena naturaleza, que se relacionan bien con niños, por eso nuestro diseño se esfuerza por crear un entorno estimulante y lúdico que los Beagles puedan disfrutar. La forma curva invita al perro a entrar en la caseta, estimula el juego y ofrece un espacio confortable y tranquilo. Cada vez que el perro entra o sale, la caseta responde con un movimiento sutil. El fondo redondeado toca gentilmente el suelo con poca fricción. La cuerda que está unida a la caseta la hace muy fácil de mover, tanto para el perro como para el dueño, y los humanos pueden transportarla fácilmente gracias a su forma en cuña. La interacción con los humanos se vuelve más accesible al alcanzar las líneas curvas el nivel del ojo humano. El firme y activo Beagle nos ha inspirado para diseñar un objeto sencillo, fuerte y lúdico.

Shigeru Ban – Papillon

Simplemente con dos alambres, el tubo de papel que se encuentra dentro del ubicuo cilindro de papel film, cambia de forma, creando un espacio para perros. Puedes hacer una cama, un columpio, un entorno laberíntico, incluso una silla o mesa para ti mismo.

Kazuyo Sejima – Bichon Frisé

El pelaje del Bichon Frisé es diferente. Extremadamente blanco, suave y esponjoso, es como algodón de azúcar o jirón de nube. Esta arquitectura se asemeja al Bichon Frisé: con su pelaje fascinante, pero una talla más grande. La forma general es como una esfera ligeramente compactada y que ofrece una abolladura ideal, un espacio en el cual el Bichon Frisé podría instalarse cómodamente. Nuestro objetivo era crear una forma que estaría completa al recostarse el Bichon Frisé. Perro y arquitectura se volverían uno. Esta estructura es sencilla: tomamos  tablero de fibra de densidad media, lo cortamos con una forma de cinturón y lo redondeamos con forma de anillo. Cambiando gradualmente la longitud del radio de cada anillo, distribuimos los anillos con un patrón radial  y atamos cada componente con cuerda de cometa. Creamos entonces la superficie usando un método de tejido que generó una apariencia muy esponjosa. Hay un pequeño agujero en la parte de atrás de la estructura, a través del cual el Bichon Frisé puede entrar y salir.

Toyo Ito – Shiba

Aunque llueva durante todo el día, o el asfalto queme, aunque el perro haya envejecido y sus patas y su lomo se resientan, el perro quiere salir a pasear con sus dueños. Imaginé esta “caseta de paseo para perros” como una manera de al menos aliviar la carga de los perros en esas circunstancias. Uní unas ruedas a una cesta de madera bien ventilada, puse dentro un cojín suave, esponjoso. Añadí una capota ajustable para disminuir los efectos del brillante sol o de la lluvia, creando un lugar tan confortable como la sombre de un árbol. El fondo de la cesta está diseñado para estar tan cerca del suelo como sea posible, así el perro podrá embarcar y desembarcar por si mismo. Además, como puede actuar como una cama que encaja en la entrada o en el interior de la casa, es algo más que una caseta móvil. Los perros estarán definitivamente deseando salir a pasear con sus dueños, mecidos en esta cesta con aspecto de buque.

Kenya Hara – Teacup Poodle

Cuando el perro sube corriendo por las escaleras, termina justo a la altura para estar frente a frente con una persona. Ideé este artilugio/instalación que iguala la escala humana con la escala canina, en otras palabras, ideé un modificador de escala. Como planificador de exposiciones posiblemente me encuentre en mi infancia, pero sentí la necesidad de tomar la iniciativa representado el punto de vista de este proyecto. Con este producto, mi foco era una escala que logre el equilibrio. Las personas han diseñado sus entornos con su propia escala. por ejemplo, cada peldaño de una escalera mide 15 cm de alto, en cualquier parte del mundo. Esto se volvió natural debido a la altura y al tamaño del pie de los humanos. Lo mismo ocurre con la altura de las sillas y mesas, la existencia y tamaño de puertas, de hecho, el tamaño de las casas y de las ciudades está basado en el cuerpo humano. En consecuencia, los perros, que pasan sus vidas al lado de los humanos, deben aceptar la escala humana. Esta arquitectura es un aparato orientado a posicionar naturalmente a perros y humanos ojo con ojo. Y con respecto a esos perros súper pequeños, que se pasan la vida mirando hacia arriba, definitivamente, ¡dejad que lo prueben!

© (de la traducción) Mariam Arroyo