/Alumnos/ Segundo. Laura Alejandre

“El diseñador, a diferencia del artista, no es normalmente la fuente de los mensajes que comunica, sino su intérprete”. Jorge Frascara

foto_laura_alejandre

Mentiría si dijera que sabía perfectamente dónde me metía al matricularme en esta carrera. Se puede decir que no tenía una idea clara de en qué consistía ni hacia donde iba orientada. ahora que estoy dentro y es mi segundo año voy teniendo las cosas más claras puesto que con cada curso que pasa y los conocimientos que vas adquiriendo en cada uno de ellos vas forjándote una idea más o menos acertada.

En un principio, sabía que era una carrera más artística que el resto aunque no era del todo consciente del peso que esto realmente tendría y creo que es algo que nos diferencia del resto: saber expresar y ver las cosas con otros ojos. Con esto me remonto a la enseñanza de la Bauhaus con la intención de que los estudiantes aprendiesen a olvidar las cosas, es decir, a vaciar la mente para luego volverla a llenar. algo así comenzamos a hacer en el primer curso, familiarizándonos con las formas elementales, el estudio de los materiales de manera individualizada… y es que, desde mi humilde punto de vista, esta primera toma de contacto con el mundo del interiorismo me empezó a orientar en el sentido de saber representar aquello que veía o pensaba pero de una manera más abstracta y simplificada, con un pensamiento arquitectónico; introducción a la historia de los estilos artísticos y arquitectónicos hasta el s. XVIII, introducción a la construcción y al diseño de espacios, dibujo del natural analizando la luz, el color, proporción y composición, etc. Son algunos de los conocimientos básicos que yo destacaría de este primer curso.

Por otro lado, creo que segundo va siendo más selectivo en cuanto al contenido. aprendes a crear una idea de proyecto que mueva todo lo demás, a representarlo con diferentes técnicas y a explicarlo en base a unos conocimientos culturales adquiridos. aprendes a pensar cómo construir aquello que tienes en mente y llevarlo a la práctica, analizando cada fallo y cada acierto desde un punto de vista más técnico. Te enseñan a ser crítico, a llegar al buen diseño mediante un proceso de simplificación, de lo general a lo particular teniendo siempre en mente que el mejor diseño es aquel que contiene tan poco diseño como sea posible.

Grosso modo, se intenta desarrollar una idea de proyecto. ejemplo de esto son los trabajos de TER orientados a representar tridimensionalmente los esapcios interiores además de las entregas de proyectos: desde crear un puesto de información hasta diseñar un espacio de co-working, reformar tu habitación, realizar un proyecto de restaurante o una vivienda de verano. Iniciación a la escritura, rotulación, imagen corporativa… con la asignatura de diseño gráfico.

En definitiva, mucho es lo que he aprendido hasta ahora pero mucho más lo que me queda por aprender. Y como diría John Gray, “el aprendizaje no sólo exige escuchar y poner en práctica, sino también olvidar y después volver a recordar”.

Laura Alejandre Dorado

Estos son algunos de mis trabajos de este curso