Sabine. Muebles Acusticos

Sabine-Sound-furniture-Kauppi-Harstrom-8

 

Desde hace ya un siglo, los elementos de mobiliario han ido adquiriendo mayor relevancia en el diseño de espacios. De ser meros objetos funcionalmente decorativos a participar activamente en la articulación y segregación de espacios. En los últimos años las grandes empresas están cambiando su idea de cómo deben ser los espacios de trabajo. De espacios colmatados de pequeños cubículos individuales, el trabajador es un ente individual que es más productivo sin las distracciones de sus compañeros; a espacios diáfanos con grandes mesas comunes, donde el trabajador, según se considera hoy en día, es más productivo en entornos colaborativos. Un ejemplo de este nuevo paradigma del trabajo lo podemos observar en el auge de espacios para el alquiler de puestos de trabajo, donde la disposición de estos siguen este modelo.

En estas configuraciones espaciales es importante tener una muy buena disposición acústica, pues la reverberación de las conversaciones de muchos individuos a la vez puede producir espacios donde el ruido se convierte en el principal problema. Un impedimento para esta colaboración entre los empleados.

Johan Kauppi y Bertil Harström han realizado un nuevo sistema de mobiliario de oficinas para la empresa sueca Glimakra, diseñado para reducir el sonido en grandes espacios diáfanos. El objetivo de esta línea de muebles de oficinas Sabine, además de garantizar las funcionalidades básicas de este tipo de mobiliario, es la de reducir este ruido. Con paneles acústicos integrados, estos elementos de almacenaje ofrecen un alto grado de absorción y reducción del sonido. También proporcionan cierta división del espacio en oficinas abiertas. Con células exteriores de fieltro y espuma acústica que confieren a los elementos un aspecto de malla cuadrada, este mobiliario garantiza una buena absorción acústica en frecuencias entre 125 Hz y 4000 Hz.