Kinetica. a2o. Jonathan Grinham

Cada vez son mas los prototipos y modelos, tanto constructivos como materiales, basados en conceptos como la autopoesis, la emergencia, etc, en definitiva relacionados con la ciencia de los sistemas complejos. Sistemas complejos que se autoorganizan, por su propia generación o por la interactuación con otros sistemas. Que cambian y se transforman en el tiempo, que son quinéticos.

 

 

El proyecto a2o de Jonathan Grinham, entra dentro de la categoria de estructuras dinámicas quinéticas. Es un proyecto basado en la narrativa de los interfaces luz-sombra. Consiste en una serie de unidades que conforman un malla que interactua con las personas y la iluminacion. Cada unidad puede plegarse y comprimirse en función de los datos que recibe a través de los sensores contenidos. Cada una de ellas tiene dos sensores de detección (una celula fotoeléctrica y un sensor de infrarrojos) y tres elementos accionables (un actuador lineal, una lampara RGB LED y un piezo buzzer). Cada grupo de unidades es gobernada por microcontroladores, en este caso Arduino, que son los que realizan la recogida de datos y la gestion de los mismos para convertirlos en acciones. Para explicar mejor el funcionamiento de este sistema, Grinham nos propone una situacion ficticia:

“Una retícula de unidades a2o extendidas sobre el muro sur, el sol de la mañana empieza a irradiar lentamente ese lado del edificio y cada pequeña unidad se comprime, despacio, floreciendo en en función de la cantidad de luz recibida a cada instante. El resultado es una textura emergente modificada por la luz y las sombras del entorno alrededor. A medida que el día transcurre, cada unidad se comprime al máximo juntándose con las adyacentes hasta conformar un plano totalmente opaco, oscureciendo el espacio interior. Los habitantes del edificio regresan y la fachada cambia su estética -el edificio se transforma en una bolsa viviente. A medida que los usuarios circulan por el espacio, sus siluetas quedan impresas sobre la malla como ventanas que se desplazan sobre la fachada. Cada unidad se extiende desde su estado contraído cuando su sensor de localización percibe a los usuarios moviéndose alrededor. El resultado es una vista aislada de los usuarios. Cuando el sol cae, las unidades vuelven a un estado extendido, habiendo completado sus tareas diurnas, pero su trabajo no ha finalizado. De noche a2o localiza a sus homólogos humanos. En este caso, no obstante, cuando un usuario está presente a2o se comprime e ilumina, proveyendo al usuario de luz y privacidad. A2o también tiene su lógica propia. A medida que la actividad nocturna decrece, cuando el día se hace mas lento, se aburre. En esta situación, cuando no ha interactuado durante un período de tiempo, es capaz de reproducir una topografía, posiblemente reflejo de lo acontecido durante los momentos de mayor actividad.”

 

Alvaro Hernández Altozano

 

En estos videos podemos ver un prototipado en pleno funcionamiento: