Atemporalidad. Diego Hernandez Escorial

Esta breve reflexión pretende abarcar un concepto, relacionado con el diseño, la moda, las tendencias, tal vez una imposición moral que puede obviarse o que puede marcar tu manera de entender las cosas, la sociedad, la realidad, la vida.

Esto de lo que hablo hablo es la “atemporalidad”.

Atemporal: que no hace referencia al tiempo

Las tendencias las modas, hijas de del consumismo que nos envuelve: lo que hoy “es lo más”, mañana está “out”. Tenemos por tanto que comprar, para mañana tirar y volver a comprar. Porque nos dejamos llevar por lo que ”nos entra por el ojo” en ese momento, y no lo que nos llena el alma.

Diseñamos, vendemos, nos compran, y es una espiral. Pero claro en estos tiempos incluso el consumismo se resiente ante una crisis que no deja indiferente a nadie, y tiramos ya a lo que no nos vacía el bolsillo. ¿Y no es cierto que la atemporalidad no es solo una buena apuesta conceptual sino también comercial? Si esto (entendiendo por esto una prenda de ropa, el casco de la moto o el papel de decorado de la pared) que compro, en dos años está pasado, tal vez haya algo que me sirva durante más tiempo, algo que solo me requiera una inversión.

El Prof. Jordi Montaña dijo que “la relación entre marca, producto y la calidad del diseño son valores integrados que hay que tener en cuenta actualmente” “un buen diseño ha de cumplir dos requisitos: ser atemporal y para todo el mundo”.

Ramón Benedito se declaró partidario de la máxima “en la sencillez se encuentra la perfección”, como clave fundamental que debe cumplir un buen producto para perdurar en el tiempo.

En conclusión: la atemporalidad y la apuesta por una identidad conceptual hoy se impone y se consolida como un camino real y posible

Dejamos aquí dos ejemplos de diseños atemporales:

Un objeto que cumple 50 años en producción: 606 Universal Shelving System (Sistema universal de Estantería 606) del diseñador alemán Dieter Rams para la marca Vitsoe, un diseño de mueble modular presente hoy en salones de todo el mundo. Rams Destacó por ser el primer diseñador que unió la belleza estética del producto con la funcionalidad.

Dieter Rams reaccionó a la eclosión de productos planteándose una cuestión crucial: ¿es mi diseño buen diseño?

Al ser incapaz de medir el diseño de un modo finito, sintetizó una definición de lo que él consideraba los 10 principios más importantes del buen diseño:

  1. Un buen diseño es innovador.

  2. Un buen diseño hace un producto útil.

  3. Un buen diseño es estético.

  4. El buen diseño hace un producto comprensible.

  5. Un buen diseño es discreto.

  6. Un buen diseño es honesto.

  7. Un buen diseño es de larga duración.

  8. Un buen diseño es minucioso hasta el último detalle.

  9. Un buen diseño respeta el medio ambiente.

  10. Un buen diseño es tan poco diseño como sea posible.

 

 


El espacio de Luis Puerta para casa decor 2012 como lo define el propio diseñador:

“Los elementos del baño se han diseñado como piezas exentas que exhiben sus materiales –mármol griego y teselas doradas– y dialogan con la sencillez de los materiales de la casa. Se crea un espacio ecléctico y diverso, donde la madera lavada del suelo y las paredes desnudas acogen, además, una selección de antigüedades y árboles con una intención de atemporalidad.”



“El consumo responsable es una realidad,  la moda que trasciende de las tendencias no es sólo moda”

© Diego Hernández Escorial